viernes, 30 de octubre de 2009

ALGO PARA REFLEXIONAR

Dios tomó forma de mendigo y bajo a un pueblo, buscó la casa del zapatero y le dijo:

• Epa Hermano, soy muy pobre, no tengo una sola moneda en la bolsa. Estas son mis únicas sandalias, están rotas, si tú me hicieras el favor...

El zapatero le replicó:

• Estoy cansado de que todos vengan a pedir, y nadie a dar.

El Señor entonces le replicó:

• Yo puedo darte lo que tu necesitas.

El zapatero viendo delante de si a un mendigo, desconfiado le preguntó:

• ¿Tú puedes darme el millón de dólares que yo necesito para ser feliz?

El Señor mirándolo fijamente le respondió:

• Yo puedo darte diez veces más que eso, pero a cambio de algo

¿A cambio de qué? Respondió sorprendido el zapatero.

• A cambio de tus piernas

Para qué quiero yo diez millones de dólares, si no voy a poder caminar, le increpó el zapatero.

El Señor le dijo calmadamente;

• Puedo darte cien millones de dólares a cambio de tus brazos.

Nuevamente el zapatero respondió:

• ¿Para qué quiero yo cien millones de dólares, si ni siquiera voy a poder comer solo?.

Entonces el Señor le dijo:

• Bueno , puedo darte mil millones de dólares a cambio de tus ojos.


El zapatero pensó un poco, y respondió:

• ¿Para que quiero yo mil millones de dólares, si no voy a poder ver a mi mujer, a mis hijos, a mis amigos.........?

Entonces el Señor puso la mano sobre su hombro y le dijo:

• Ah, hermano, hermano, qué fortuna tienes y no te das cuenta.

Facundo Cabral
Tomado del disco “Lo cortés no quita lo cabral”
Parte I

13 comentarios:

Vero Cohen dijo...

Es increíble ver como las cosas cotidianas son las que menos se tienen en cuenta y nos vamos como entes detrás de falsas necesidades.

Logradte tu objetivo... me pusiste a reflexionar.

Un abrazo...

EURICE dijo...

¡Genial! que buena parabola encierra toda la conversación, que necios somos los humanos que no sabemos apreciar lo que tenemos, deberiamos despertarnos y dar gracias por lo que somos y tenemos...hay tanta hambre y miseria en el mundo...siempre he apreciado la sabiduria del mendigo, me alegra haberte descubierto a traves del blog de Tipex.
Un saludo

mardelibertad dijo...

Llego del blog de Tipez. me dejaste buen sabor de boca.Gran sabiduria la del mendigo.
No es mas feliz el que mas tiene si no el que menos necesita.
Ha sido n placer pasear por aqui
Besos

estoy_viva dijo...

Que mejor fortuna estar rodeado de personas que nos quieren, que nos aportan los mas valioso del mundo, pero hay personas en este mundo que por el dinero son capaces de vender hasta su madre....
Un placer leerte, me hice seguidora
con cariño
Mari

TIPEX dijo...

hoy tenemos el placer de mostrar tu blog un saludo

jose manuel sarmiento dijo...

Muchas gracias por sus comentarios y por acerse seguidores de mi blog. Pero sobretodo, gracias a Tipex por darle mayor difusión. Publicar una entrada en el blog no tendría ningún sentido si las personas no se tomaran un momento de su valioso tiempo para leerlo. De nuevo gracias.

José Manuel

Gara dijo...

Llego del blog de Tipex, un excelente escrito q nos invita a la refelxion, muy buena sabiduria la del mendigo.

Besos

Sensi dijo...

Muy buena parabola, algunas veces no sabemos apreciar lo que se nos ofrece, sino al reves los despreciamos, asi es la vida...
un beso...Sensi

El Peregrino dijo...

hermoso cuento hermano, la verdad pocas veces valoramos lo que tenemos a nuestro alrededor, uno siempre se queja por no tener más pero no nos damos cuenta que tenemos lo necesario y que hay que explotarlo, ya había escuchado el cuento y la verdad me encanta la sabiduría de este.
Te invito a mí blog, donde también reflexiono cosas parecidas...
Desde mí rincón de melancolía te saludo
El peregrino

Insthar dijo...

Vengo de la mano de typex y me gustó lo que encontre....volvere pronto.
Por cierto, que mas se puede necesitar que el sol por la mañana, o la lluvia caer en tu ventana...todo tiene su hermosura, tan solo hay que mirar con los ojos del alma..
Un saludo

Yob dijo...

Llego del blog A CORAZÓN ABIERTO y me ha encantado tu espacio, esta historia no sólo cumple su cometido de hacerme reflexionar sino que lo compartiré con todo aquel que me de un tiempo para escuchar, es un mensaje genial envuelto en unas letras sencillas y digeribles para cualquiera. Me ha encantado. Con tu permiso te agrego a mi blogroll de favoritos.

Saludos desde Perú.

ale dijo...

Ufffffff, que verdadero este relato... pensamos a veces que el dinero nos hará felices y cuanta gente hay que tiene mucho dinero y sin embargo no tiene felicidad... excelente blog. te felicito. que tengas un bonito día, un beso

Vicky dijo...

Cuanta razón en tus palabras...muchas veces no somos capaces de ver el gran valor que nos rodea , hasta las cosas más sencillas pueden no tener precio.

A veces el egoismo no deja ver las maravillas de las que disponemos.

Me encanto conocer tu blog.

Te deseo un feliz dia.

Un beso.